Blogia
pequeños placeres

SIEMPRE NOS QUEDARÁ UNA COPA DE VINO...O UNA BOTELLA

SIEMPRE NOS QUEDARÁ UNA COPA DE VINO...O UNA BOTELLA

Todo hacía presagiar la tragedia. Un pequeño viaje de placer a la nieve que se transformó en una odisea, la nieve húmeda clavada en mis esquís, la lluvia desgastando mi horroroooooooooosa chaqueta color calabaza y las botas mordiéndome sin piedad. Además, el hotel encantador que aparecía en la web se convirtió en Jesús Mariñas, cada paso que dabas se publicaba en todas las estancias del edificio...Ahora comprendo a Paquirrín.

Desahuciado, apenado, triste y abatido me dirigí sin ningún ánimo a un restaurante para poder atragantarme y morir allí sin mas pena que gloria. Sin embargo una dulce camarera, conocedora de mi amargura me señala una botella de vino de la Rioja y me dice "no se arrepentirá". Observo la botella borgoñona, que como todas las botellas borgoñonas se muestran desafiantes, prepotentes y altivas y pienso "todavía me quedan fuerzas para catar un nuevo Rioja sin vida, sin alma, para perecer en los sabores neutros y fáciles de la mayoría de los vinos mortales de la zona". Acepto el reto y CARLOS SERRES CRIANZA 2005 se instala en mi vida para no marcharse nunca más.

Hablo con mi nuevo amigo, el sumiller del Aldaba Don Luis García de la Navarra -amigo porque le compro vino no por otra razón, naturellement- y me dice que es una bodega de la Rioja Alta, que están haciendo cosas muy buenas y que hay quie prestarle atención. Se trata de un vino de 14 meses en barrica de roble americano y francés con un toque de garnacha -ay!!!, la maravillosa garnacha tan denostada hasta la llegada del Priorato- que le hace ligero pero potente, muy afrutado pero con un cuerpo excelente y un final en boca que se recuerda y que te invita a seguir saciendo tu inquietud. No quiero despedirle sin decir que su precio es ridículo. Siempre he pensado que el producto cuesta lo que tú estés dispuesto a pagar y honradamente, pagaría mucho más de los 6 euros!!!!!! que cuesta la botella. Desde el maravilloso PAGO FLORENTINO 2004 (DO La Mancha, cencibel 100% de las bodegas Arzuaga) no he encontrado un vino calidad-precio tan redondo.

Vuelvo con la ilusión renovada y me dirijo a un nuevo restaurante en Madrid, para probar las posibles delicias de su cocina. Después de reclutar la información de mis compañeros de viaje, ninguno sale realmente emocionado, asi que no lo mencionaré. Sin embargo, su carta de vinos es una pequeña joya. Allí me encuentro con muchas sorpresas y el sumiller me recomienda un vino de Madrid, de las bodegas Bernabeleva en San Martín de Valdeiglesias llamado NAVAHERREROS 2007.  Se trata del vino básico de la bodega -no quiero imaginarme el resto de sus caldos- y de nuevo topamos con la garnacha y con la botella borgoñona -me supera, lo reconozco, es ver una borgoñona y no poder evitar consumir su interior, mejor no preguntamos a Freud- . Es un vino, que al principio te produce la misma sensación que los esquís en nieve húmeda, se atasca en boca sin ánimo de continuar pero, superado el trance y dejándolo respirar se convierte en todo un manjar. De color muy frágil con poca crianza, como algunos vinos franceses, se transforma en un vino fresco, ligero y con notas minerales que le hace ser una verdadera sorpresa. Y para aquellos que la crisis les afecte, sólo les puede decir que son 12,5 Euros...Lo sé, hay un nuevo centro de peregrinación, VIVA SAN MARTÍN DE VALDEIGLESIAS.

Por último, no quisiera despedirme sin contarles que mi amigo Ricardo produce vino en Chile. Por fín caté una de sus joyas, SÁTIRA GRAN RESERVA. Cabernet y merlot en estado puro. Lleno de especias donde destaca por encima de todo la pimienta negra molida le hace perfecto para un queso curado y un jamón de bellota. Es sedoso, con cuerpo y con un color propio de los grandes. Si tienen la oportunidad de pasearse por Chile, no duden en probar esta delicia.

Me despido de ustedes con esta canción de Serrat que me recuerda este post...De vez en cuando la vida te pone un vino en tu camino...deseándoles atascos, paellas pasadas, quemaduras en las pieles blancas y procesiones pasadas por aguas y Joan Manuel Serrat – De Vez En Cuando La Vida

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

3 comentarios

chema -

siguiendo tus consejos, hoy he probado el pago florentino... un vinazo donde los haya (aunque un poco más caro que el carlos serres, porque nos lo han cobrado a 23 €... pero ha merecido la pena). Gracias por la recomendación!!!

Frente Pampi -

"Siempre he pensado que el producto cuesta lo que tú estés dispuesto a pagar"

Rectifique o cite autoría... o las dos cosas. Y si no, aténgase a las consecuencias. Deberían cerrar televisión española ;)

chema -

me alegra que te gustara el Carlos Serres, ya te dije que era muy buen vino... Si quieres más datos, la bodega está en Haro (el edificio es bastante horroroso) justo delante de la de Ramón Bilbao. Yo lo conocí en un viaje a Ezcaray, sitio que te recomiendo si no conoces, para comer en El Portal del Echaurren (cocina moderna de Francis Paniego) o en el clásico Echaurren (regentado por la madre de Francis desde hace décadas). En un "economato" - no se le puede llamar de otra forma al típico "super" de pueblo - de Ezcaray puedes llevarte las cajas de Carlos Serres a 4€ la botella... merece la pena el viaje, la comida y el vino
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres