Blogia
pequeños placeres

SI HAY QUE IR SE VA...PERO IR PÁ NÁ, menos mal VIEJO DE CALDAS

SI HAY QUE IR SE VA...PERO IR PÁ NÁ, menos mal VIEJO DE CALDAS

Estimados seguidores compulsivos de este pequeño rincón de sabores, no quepo en mi por este desazón que recorre mi médula espinal, que resquebraja mis sólidos principios gastronómicos y vitales, por qué no decirlo.

Siento admiración por los cocineros/as que están innovando, que quieren progresar mediante la búsqueda de nuevas técnicas, texturas y sabores pero respetando la materia prima y el origen de sus cocinas. Son empresarios que arriesgan, que generan riqueza y empleo (perdón, pero desde que tengo un MBA soy insoportable) pero que, una vez llegado al respeto y a la admiración tanto de la crítica como del público, en un momentito, por la avaricia, la vanidad y la codicia bajo el lema "acercar la cocina a las masas" pierden toda la credibilidad que se ganaron merecidamente.

Y digo esto porque el Sr. Gastón Acurio, célebre chef peruano del maravilloso ASTRID Y GASTÓN, Paseo de la Castellana 13, 28046, Madrid, tlf: 91 702 62 62 wwww.astridygastonmadrid.com/ ha decidido engrosar en las listas de aquellos que ponen su nombre y su imagen a un producto bastante decepcionante, pero no nos adelantemos y comencemos con la casa matriz.

El ASTRID Y GASTÓN está ubicado en una de las mejores calles de Madrid, lo que ya por sí indica un tanto las intenciones. El local consta de dos espacios, la planta baja que está reservada para los no fumadores y la planta superior para los fumadores. Naturalmente, en un nuevo gesto que me honra como ser humano me convertí en fumador pasivo y cené en una nube -adoro a los fumadores, son más ruidosos, habladores y divertidos-. Y les digo una cosa, la planta baja parecía la recepción de un funeral.

El servicio fue exquisito, el menaje perfecto y la selección de vinos muy acertada. Me decanté por un vino tinto de Toro que estuvo de moda una temporada y que parece haber desparecido, aunque lo recomiendo ferviertemente. Su nombre es GAGO, de la DO TORO y con el sello de Telmo Rodriguez, uno de los enólogos más importantes de este país, con envejecimiento de 14 meses y que permite disfrutar de todo el potencial de la Tinta de toro, ensamblaje magnífico, potente en nariz y en boca, con un recorrido atercipelado y persistente, muy recomendable.

La comida deliciosa, con las causas limeñas como bandera suaves y cremosas, sus maravillosos ceviches en el que destacan el de corvina y atún rojo. La clave, la leche de tigre sápida y por supuesto la materia prima. Como segundos, la ternera en tres texturas es un ejemplo de lo que siempre vengo pregonando, la calidad en la elaboración del punto de las carnes y como no, el atún tamarindo y coco sorprendente por su mezcla de sabores y un tanto picante. Para finalizar, como no, un pisco sour muy refrescante. No se lo deben perder.

Confiado, me dirijo al nuevo templo del "quiero y no puedo", perdón, del "acercar la cocina peruana a las masas" del Sr. Gastón Acurio, véase TANTA, Plaza del Perú 1, 28016, Madrid, tlf: 913 502 626, http://tantamadrid.com/. Autodenominado bistró peruano es en realidad una cafetería con pretensiones. Pretende ser una cafetería por las mañanas, un café por las tardes, un afterworks por la tarde-noche y un restaurante con barra de picoteo por las noches y que además, ¡¡no admiten reservas!!. Ya se imaginarán ustedes, aturdido consigo una mesa retirada del mundanal ruido y comienzo con una plancha de pulpo y chipirones a la brasa muy conseguido acompañado por los omnipresentes choclos -mazorca tierna de maíz que en este caso se sirven ligeramente cocidos-. Continuamos con un ceviche mixto que deja mucho que desear, materia prima discreta y leche de tigre insápida. Y para rematar la decepción, un pez mantequilla a la parrilla seco y escaso junto a unas verduras exquisitas.

No puedo mas que refugiarme en un vino correcto -carta escasa sin nigún tipo de inquietud-, MANO A MANO. Vino revelación hace unos años, DO LA MANCHA, joven con crianza que experimenta una buena evolcuión con el paso de los minutos, donde nos encontramos un caldo fresco, afrutado y carnoso. En épocas de crisis -7 euros en tienda- es una de las opciones para seguir bebiendo un buen producto.

En fin, mi vanidad hecha jirones, decido lanzarme a disfrutar del nuevo establecimiento DRY COSMOPOLITAN BAR, Hotel Meliá Fenix, c/Hermosilla 6, del prestigioso coctelero barcelonés, Javier de las Muelas. Como el Sr. de las Muelas no tuvo el detalle de presentarse por allí -eran unas horas intempestivas, supongo- decidí disfrutar de un maravilloso Ron VIEJO DE CALDAS 8 AÑOS, auténtica joya colombiana que transformó la noche y la conversación en un auténtico privilegio. Es un lugar propicio para ver y dejarse ver, un nuevo templo a la vanidad. Habiendo tan pocos en Madrid, éste dará la campanada -por la edad media espero que no sea por réquiem-.

Y finalizo este post con otra joya, esta vez musical, de la mano de un clásico, Bryan Ferry. Su nuevo Long Play -este tecnicismo se lo dedico a un gran crítico musical- es sencillamente delicioso. Les dejo con su nuevo single -estoy inmenso-SHAMELESS.

http://www.youtube.com/watch?v=gB7WkJk2NGw

1 comentario

Oriol -

Pues nada, dejaremos el Tanta para las masas y habrá que repetir Astrid y Gastón.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres