Blogia
pequeños placeres

BRUSELAS, TRÈS JOLIE!!!!

BRUSELAS, TRÈS JOLIE!!!!

De nuevo estoy con todos ustedes para hacerles viajar en este puente mientras sus jefes les dejan de incordiar durante cinco minutos. Les digo una cosa, yo como jefe no tengo desperdicio, no paso por la oficina, no llamo por teléfono a mis compañeros -en realidad son subordinados pero en el máster me han obligado a llamarles por igual, ya saben...el efecto pigmalión- y encima, les doy puente para que se relajen, soy el yerno perfecto y me temo, que ese es mi problema. Que mi mercado se haya reducido al cachete en el moflete por parte de mujeres maduras me preocupa...

Pero volvamos a nuestros pequeños placeres. Hoy les hablaré de una ciudad infravalorada como es Bruselas. Ciudad lluviosa, gris y fría ligada a nuestra Historia muy a su pesar desde hace cuatro siglos -ya le dijeron a Carlos V, "reine los cuerpos de sus súbditos y deje libre sus almas"-  Yo creo que a nuestro monarca más universal le pasaba lo mismo que a mí, la cerveza belga es un tesoro y la quería sólo par él.

A mí, sin embargo, me parece una ciudad luminosa, cálida y siempre soleada. Me suelo alojar en un hotel muy cercano a la Grand Place y lo primero que hago es pasearme por las Galerías Reales Saint Hubert, Rue du Marché-aux-Herbes1000 BRUXELLES e impregnarme de la vida azarosa que el centro de todas las ciudades tiene hasta llegar a la Grand Place. Allí me paro y observo los distintos edificios que configuran esta maravillosa plaza y detecto algunos bares que los turistas tenemos la obligación de conocer como "Le Roy D´Espagne" donde sirven una gran variedad de cervezas y algún que otro tentempié que templa el cuerpo y con vistas privilegiadas. No puedo olvidar hacer mención del Ayuntamiento y del restaurante más importante de Bruselas -o al menos eso me han dicho- que se hace llamar La Maison du Cygne. Yo no he conseguido estar, pero no desespero.

Pero hoy me voy a detener en cuatro lugares que encuentro mágicos -entre muchos otros-. 

El primero se llama Au bon vieux temps, Rue du Marché aux Herbes 12 donde tienen la mejor cerveza del mundo. Primero el lugar, un sitio acogedor, de madera y donde te imaginas al Capitán Alatriste descansar después de una dura batalla. Decora el lugar una soberbia vidriera que te transporta directamente al siglo XVI y te animas a pedir la única e irrepetible Westvleteren. Cerveza de apenas 10º, elaborada por La Abadía belga de Saint Sixtus de Westvleteren fundada por monjes trapenses. Es una cerveza con cuerpo, elegante, sedosa y aterciopelada y un equilibrio poco común en el mundo de la cerveza. Además, este bar tiene un contrato longevo con la Abadía que permite venderla a un precio por debajo del mercado.

El segundo se llama Cervecería Teatro Toone, Impasse Schuddeveld 6, Bruxelles, que además es un antiguo teatro de marionetas y que conserva toda la estructura y muchas de las marionetas que en su tiempo hicieron las delicias de los lugareños. Allí me detuve para probar la cerveza Kwak servida en una probeta. Es un clásico, aunque reconozco que a mí esta cerveza no es de mis preferidas.

El tercer lugar que recomiendo se llama La Porte Noir, rue des Alexians 67. Es una cervecería canalla abierta hasta altas horas de la madrugada donde puedes beber los últimos brebajes que te dejarán KO. No dejen de probar las siguientes cervezas que les trasladarán a un estado de paz inusual. La primera se llama Valdieu grand crug, la segunda Kasteel brune y la tercera Sant Bernardus 12. Les suplico que no me pidan notas de cata porque yo, en esos momentos, estaba más preocupado en encontrar el equilibrio cuerpo-mente. Sólo puedo decirles que son cervezas muy, pero que muy peligrosas por su carnosidad, complejidad y su graduación alcohólica.

Por último, no podía falta mi recomendación glamurosa. El restaurante Belga Queen, Rue fosse aux loups, 32 http://www.belgaqueen.be/ es lo más "trendy" de Bruselas donde se reúne la gente guapa local. Está dividido en cuatro zonas, un beerbar, un oysterbar, el restaurante y un bar de copas. Si deciden ir solo, lo mejor es el oysterbar que sirven lo mismo que en el restaurante pero para almas solitarias. Si deciden ir en pareja o grupos lo mejor es su imponente restaurante. Su especialidad son las ostras -muy frescas y sabrosas- y el atún rojo con tomates secos que es un verdadero espectáculo. Para finalizar la velada, les recomiendo que bajen al sótano donde encontrarán un bar de copas con sofás de cuero modernos, ambiente chic y una cava de puros muy selecta -siempre que acudo fumo uno de mis preferidos, el Partagaz nº 4, imprescindible-, toda una delicia para los sentidos.

Les animo a visitar esta ciudad cosmopolita, artística y canalla -si uno es capaz de moverse con habilidad-. Por cierto, no se olviden de visitar la Place Grand Sablon, donde encontrarán la tienda más selecta de chocolates, Pierre Marcolini, http://www.marcolini.be/ y olvidense de Leónidas, Godiva o Niehaus.

 

2 comentarios

Haddock -

Como para no poner un comentario :)
Bueno, pues para mí un sitio entrañable aunque no necesariamente interesante para todos -o incluso alguno- es "A la Bécasse" --no confundir con el restaurante "La Bécasse". En una taberna desde mil ochocientos y pico, sillas de madera y algunas con sky marrón, mesas de alargadas donde se te pueden sentar extraños, de la misma familia desde siempre, donde ponen Lambic, una cerveza sin espuma que quizá sólo ellos tiren en barril. El aperitivo típico es el "Cervelas", una especie de salchicha blanquecina que se toma con mucha mostaza. La entrada desalienta a los suficientes turistas como para que se esté a gusto dentro.

Hay que mencionar los turistizados mejillones de Chez Léon (y Le Vieux Bruxelles) que no por expandidos allende las fronteras belgas (tampoco tiene mucho mérito), están menos buenos. Al curry, marinera o natural. De chuparse los dedos.

Y por último, la referencia a la cerveza Kwak de Nacho: la gracia están precisamente en el vaso, con forma de probeta sexy, achatada por la cintura: si no la bebes con cuidado, al llegar al punto más estrecho, la cerveza rebufa con un sonido "kwak" que aprecias mientras se te moja la cara de cerveza y tus amigos se descojonan.

Pilares -

Genial, estoy completamente de acuerdo,que ganas de volver (con un perfecto equilibrio cuerpo-mente, tal como dices) al Belga Queen, de un atracón de Marcolinissss, y de esas "tapas" de queso con sal de apio y esas cervezas impronunciables...y que mejor compañía aérea que Brussels Airlines?? (va por Fonsi!!!)
Si no lo has hecho ya....puedes dar un paseo muy agradable por Bruselas visitando las fachadas con escenas de comics, te mando el link, por si algún día vas a Bruselas ...por cierto, ......pero ....¿tu viajas a Bruselas????como dice Javier :-D!!!

http://www.brusselsinternational.be/wabxlint/en/visitor/discover/walks/1321/brussels-and-comic-strip-your-trail.act

además es el año del comic en Bruselas....
Diè wåde!
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres